Comunicación interna: 3 formas de comunicación y 10 características principales

0
4340

Artículo relacionado: Comunicación Interna: Cambios y proyecciones para el 2018

Una comunicación en auge

Cada vez más líderes comprenden la importancia de la comunicación interna; esto se debe a que motivar a los empleados se ha vuelto una labor bastante compleja. Por eso, para enfocarlos con los objetivos empresariales, se hace necesario cambiar el chip del liderazgo tradicional.

Atrás quedaron aquellos tiempos en donde el colaborador hacía de su puesto el centro de su vida, quedándose horas extras sin chistar, luchando por permanecer en el mismo centro de labores durante años, temiendo al jefe, renunciando a sus ambiciones personales con tal de no comprometer su desempeño, etc.

Ahora, por norma general, el trabajador se aburre con facilidad, quiere pasar por varias experiencias en el menor tiempo posible y, por sobre todo, busca que su trabajo esté alineado con sus propósitos personales. Si no es así, querrá irse… y ten por seguro que se irá .


La comunicación interna es la que se dirige a tu cliente interno: tu equipo de trabajo

Ante esa necesidad de cambio y motivación constante, las organizaciones no tienen más remedio que adaptarse para mejorar el clima y la productividad laboral. Es justo la comunicación interna la que se encarga de alcanzar esos objetivos, dejando atrás ese liderazgo obsoleto en el cual los mensaje se transmitían únicamente de arriba hacia abajo, bajo las típicas dinámicas de jefe y subordinado.

Dejando a un lado los matices, existen tres tipos de comunicación interna:

Comunicación descendente

Es la forma de comunicación tradicional dentro de la empresa; es decir, la que ya cayó en obsolescencia según las tendencias corporativas actuales. Bajo esta categoría históricamente utilizada, la comunicación surge desde los altos directivos hacia los niveles más bajos de la pirámide. El objetivo aquí es claro: dar instrucciones, plantear metas y demás políticas empresariales.

No obstante, en estos tiempos, esta forma de comunicación también ha experimentado cambios. Si bien el tinte jerárquico es evidente, se apuesta por relaciones más humanas para que los cargos subordinados se sientan más cómodos. Eso significa que la rigidez propia de las relaciones verticales se va relajando.

Actualmente, estas dinámicas son el “punto medio” entre el liderazgo empresarial tradicional y el innovador.

Comunicación ascendente

Aquí comienza una comunicación interesante, pues le da a los subordinados el lugar que realmente les corresponde. El mismo Peter Drucker lo afirma en una de sus míticas frases: “En una empresa basada en la información, los conocimientos están en la parte baja de la pirámide jerárquica”.

La comunicación ascendente se caracteriza porque los mensajes parten de abajo hacia los altos cargos de la empresa. El objetivo es servir como retroalimentación a la comunicación descendente, brindando sugerencias, críticas constructivas y otras ideas que aporten a un mejor trabajo.

Comunicación horizontal

Al desarrollarse entre empleados que comparten un cargo similar —o uno con jerarquías poco pronunciadas— se trata de la forma comunicacional en donde los colaboradores se sienten más cómodos. Como características principales están la presencia de amistad, compañerismo y el trato informal.

Sin duda, aquí es más sencillo insertar el pensamiento “somos una gran familia con objetivos en común”, algo mucho más complicado de lograr en ámbitos evidentemente jerárquicos.

Características de las comunicaciones internas (Fuente: Dattis)

Aunque los tipos antes mencionados aluden a comunicaciones internas con diferentes enfoques entre sí, las tres comparten diez características principales que te mencionamos a continuación:

1- Identificación de los objetivos corporativos y valores culturales que se van a transmitir.

2- Análisis de canales y herramientas de comunicación existentes.

3- Determinación de herramientas de comunicación (existentes, mejoradas y nuevas).

4- Generación de un plan de comunicaciones internas que incluye mensajes principales y otros específicos.

5- Identificación y desarrollo de encuentros especiales (eventos, seminarios,etc).

6- Acompañamiento en el desarrollo del contenido editorial y del montaje de las comunicaciones internas

7- Entrenamiento de voceros para presentaciones en público.

8- Promoción de la participación de empleados en las actividades de comunicación.

9- Reportería (incluye investigación, redacción, edición y adaptación de mensajes institucionales)

10- Envío de mensajes institucionales.

Como conclusión, podemos decir que la comunicación interna no solo responde a nuevas necesidades corporativas, sino que también es una labor que cada año se hace más sofisticada.

Artículo relacionado: Los 5 errores más frecuentes en la comunicación interna