Comunicación interna: 5 recomendaciones para mejorar el clima y la productividad de las pymes

0
239

“La comunicación interna existe con o sin comunicador interno, pero sin comunicador no hay gestión de la misma, lo cual es peligroso” (Alejandro Formanchuk en Dialogus CI).

A pesar de que las pequeñas y medianas empresas son muy importantes en la economía nacional, todavía tienden a ser muy subvaloradas en ciertos aspectos puramente organizacionales. Por ejemplo, a causa de su tamaño y recurrente informalidad, se suele desestimar el papel de la sostenibilidad y la comunicación interna dentro de estas pequeñas organizaciones.

No obstante, debemos tener presente que la comunicación interna, al igual que la comunicación en general, es algo que existe por naturaleza, lo que significa que su presencia en la vida diaria de las organizaciones no depende de ningún experto. Sin embargo, si necesita de un especialista para gestionarla con el fin de contribuir con la consecución de los objetivos del negocio. 

En el caso de las pymes, donde a menudo no hay los suficientes recursos para contar con un especialista en comunicación interna, se necesita por lo menos realizar prácticas que mejoren los procesos comunicacionales entre los clientes internos, siempre con el propósito de optimizar la operatividad y logística de la producción.

Cabe destacar que, con respecto a las grandes empresas con modelos complejos de funcionamiento, las pymes tienen ventajas para gestionar la CI gracias a la menor cantidad de su personal y la mayor sencillez de sus estructuras, lo que facilita la cercanía y horizontalidad entre todos.

A continuación, presentamos cinco consejos que toda pyme puede seguir para que la comunicación interna de su equipo mejore y se refleje en la productividad.

1- Transmitir los objetivos del negocio desde el primer día

Se puede entender que en las grandes organizaciones existan problemas con este punto. A menudo, el colaborador llega a la organización luego de haber estado en un negocio diferente o completamente distinto, lo que provoca que familiarizarse con la esencia y planes de su nueva casa de labores tome algún tiempo.

No obstante, en el caso de las pymes esto se agiliza gracias a su particular tamaño y estructura. Entonce, ¿por qué no aprovecharlo? Los colaboradores, desde sus primeros días, pueden empaparse con los objetivos y cultura del negocio e interiorizarla con mayor rapidez.

2- Realizar seguimientos frecuentes

El tamaño de estos negocios permite efectuar seguimientos más frecuentes para evaluar si las metas se están cumpliendo. No hay que olvidar que la empatía y la asertividad deben estar siempre presentes.

3- Fomentar el desarrollo constante de feedbacks

Parte de una relación horizontal benéfica para la empresa, comprende dar y recibir feedbacks para mejorar los procesos diarios. Mejor aun si el líder logra establecer un canal que sirva para la expresión de recomendaciones, opiniones, etc. Como ejemplos prácticos están Whatsapp, Telegram, Slack, etc.

4- Buscar espacios fuera de la oficina

En las grandes empresas, uno de los temas que más aburren a los colaboradores son las reuniones semanales y otras actividades relacionadas, las cuales se suelen hacer dentro de las mismas instalaciones de las organización. Por tal motivo, cada vez más empresas comprenden la necesidad de desarrollar eventos en otros espacios para proporcionar mayor frescura a los temas tratados.

Pues bien, las pymes pueden hacer lo mismo según sus capacidades. El punto principal es mostrarle a los colaboradores que existe el empeño por brindarles más espacios de desarrollo.

5- Sacarle provecho a la nube

Por si alguno no está familiarizado con el término, la nube alude al almacenamiento digital de datos. Por ejemplo: Google Drive o iCloud. Estas herramientas virtuales agilizan el intercambio de material (piezas gráficas, diseños, videos, documentos, etc) entre las diferentes áreas de la pyme para no estar supeditados al traslado de la información a través dispositivos externos.

Y lo más importante: aprovechar la nube permite contar con copias de seguridad en caso de que los ordenadores sufran inconvenientes imprevistos.

Implementar medidas como estas mejorarán el clima de los colaboradores y, por tanto, se verán reflejados en la productividad de las pymes. Será todavía mejor si se contrata a un asesor que analice la empresa y proporcione directrices ajustadas a sus necesidades.

Artículo relacionado: Guía práctica de sostenibilidad para pymes