Comunicación Interna: Conociendo mejor a tu aliado

0
422

La Comunicación Interna se define como el modelo de mensajes compartidos entre los miembros de la organización; es decir, la interacción entre los miembros de la misma. Esta debe ser fluida, implicante, motivante, estimulante y eficaz. Además, debe obedecer a la cultura e identidad de la organización, orientada a mejorar el servicio hacia el público externo.

Otro concepto recurrente, esta vez aplicado más a la  práctica, es que la comunicación interna implica mantener informados a todos los colaboradores sobre lo que la organización está haciendo, tanto lo bueno como lo malo. De igual manera, al momento de plantear y presentar las reglas, las labores y responsabilidades a los colaboradores; la comunicación es primordial para poder transmitir, dirigir y coordinar los objetivos de dichas actividades.

Por ello, podemos decir que la comunicación interna presenta tres funciones puntuales, que son: informar, explicar  e interrogar.

Informar es imprescindible para motivar a los colaboradores. De ese modo, lograremos que ellos desarrollen su labor de manera eficiente. Asimismo, es importante explicar, ya que de esa manera las personas podrán conocer y comprender las razones por las cuales reciben ciertas órdenes o mandatos.

Por último, debemos mencionar que la importancia de interrogar se debe a que esto incentiva la comunicación entre los distintos departamentos que componen la organización, creando un clima laboral en el que todos sientan la libertad de hacer consultas y presentar sugerencias.

Con respecto a las dificultades que afronta la Comunicación Interna, Joan Costa, especialista en Comunicación corporativa, considera que la comunicación entre los colaboradores o entre los colaboradores y los jefes, es uno de los problemas que se debe solucionar a corto plazo, ya que muchos de ellos consideran que no son escuchados.

Asimismo, un error que comenten muchas organizaciones es creer que la Comunicación Interna es unidireccional, cuando realmente es todo lo contrario y concierne a todos los integrantes de la misma, comenzando por la Gerencia General y todos en general.

Además, vemos que otra de las dificultades que el responsable de comunicación interna debe afrontar, es el saber justificar el porqué la empresa debe invertir en la elaboración de un Plan de Comunicación.

Para esto, una de las soluciones sería evidenciar el costo que implicaría no comunicar, o hacerlo, pero sin un plan y responsable que los respalde. Esto demuestra que, debemos ver la comunicación interna como inversión, no como un gasto, puesto que la retribución del monto empleado se verá reflejado en una mayor productividad, menor margen de error y mejor clima laboral.