Desarrollo sostenible para las PYMES ¿se puede?

0
993

Gracias a que estamos en el punto más alto de la Era de la información, hay mucha conciencia en torno a las problemáticas del mundo. En lo que respecta al medio ambiente, ya nadie perdona negligencias. Hoy en día los consumidores ejercen una presión tremenda y las grandes empresas lo saben. Así como un comentario positivo puede viralizarse en favor de una compañía, una ola de indignación en redes sociales es capaz de destruir sus ventas.

En el mundo empresarial, entendemos como sostenibilidad a las prácticas que no solo benefician a los dueños del capital, sino a todo los recursos humanos, artificiales y naturales, con el fin de crear un futuro promisorio. Aunque se piense que este balance corporativo solo es viable para las grandes corporaciones, la verdad es que incluso las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES)  pueden aplicarlo y sacar beneficio de él, además de contribuir con ello a un mundo mejor.

Las  PYMES deben hacer esfuerzos para implementar políticas de desarrollo sostenible. No solo desde un punto de vista moral, sino puramente empresarial. Una pequeña empresa que logra realizar prácticas de sostenibilidad, reduce costos a mediano y largo plazo, justo lo que todo emprendedor desea con urgencia durante los primeros años.

La sostenibilidad no tiene por qué empezar con medidas complejas. Prácticas simples como renovar todas las fuentes de luz de la empresa por focos ahorradores, reemplazar el combustible habitual de los vehículos por gas natural, o reciclar materiales de uso diario; son ejemplos perfectos que están al alcance de todos.

Cualquier pequeño negocio puede comenzar con medidas sencillas pero efectivas; sin embargo, eso no significa que no haya obstáculos que superar. Con frecuencia la primera barrera es uno mismo. Es necesario que la cabeza de la empresa interiorice la importancia de estas políticas y que sepa transmitir dicho mensaje a sus colegas. Asimismo, es indispensable una visión no cortoplacista, porque en un primer momento la inversión para la sostenibilidad puede parecer innecesaria o problemática.