En las buenas y en las malas

0
291

Estamos a un paso de que nuestra selección clasifique al Mundial de Rusia 2018, han tenido que pasar más de treinta años para tener nuevamente una posibilidad tan cercana para ir al Mundial, como si tocar el cielo estuviera a un paso. Se habla mucho de cómo se pueden estar sintiendo los jugadores, aquellos que salen a defender la camiseta peruana partido tras partido, de ese sin sabor que dejaba cada fin de eliminatoria y el regreso a sus clubes sin pena ni gloria. No se puede dejar de sentir su frustración, su enojo y su impotencia.

¿Y el hincha? ¿Cómo se ha sentido el hincha durante todos estos años? Cada eliminatoria alentando, cada inicio, una nueva ilusión y es que los recuerdos de los años gloriosos pesan. Y es que los cuarentones nos siguen recordando que ellos sí vieron al Perú en un mundial y a nosotros cada vez nos queda la duda de que algún día haya sido cierto. La verdad, es que más allá de los años, de las estadísticas, de los mal sabores, de las goleadas, el hincha jamás se ha dado por vencido. Ha estado ahí. Alentando todos los partidos, esperando que un día podamos tener una posibilidad como esta. Creo, como hincha, que más allá de lo que pueda pasar, lo que se vive hoy en la selección es una nueva etapa, que traerá consigo mejores eliminatorias y mejores resultados.

Tanto el jugador como el hincha peruano han demostrado que están para grandes cosas, que no son dos, sino un solo puño. Que seguirán unidos a pesar de lo que venga y aunque los vientos soplen en contra, el grito único de la hinchada recordará que hay un país, gritando, saltando, cantando ¡Arriba Perú!