Leer y escribir en la era digital

0
457

Según el Informe de Desarrollo Mundial del 2016, elaborado por el Banco Mundial, señala que en los países en vía de desarrollo, existen más familias que poseen un teléfono móvil que conexión a agua potable. Según la Consultora GSM Asociation, en el 2016, el 65% de la población mundial tenía acceso a un celular. Asimismo, podemos mencionar que la cantidad de usuarios conectados a Internet se ha triplicado en una década, lo que ha provocado una nueva forma de vivir y desarrollarnos.

En el ámbito educativo los problemas aún siguen siendo abismales. Entre ellos se encuentra el problema de la alfabetización, que sigue manteniendo a una gran parte de la población mundial lejos de la escritura y la lectura. En ese sentido, la llegada de la era digital ha aportado a la incesante lucha contra ese flagelo social.

Artículo relacionado: ¿Qué son los Objetivos de Desarrollo Sostenible – ODS?

La transformación tecnológica ha provocado que la población analfabeta comience a conectarse al mundo mediante las nuevas formas de comunicación, aprendiendo y generando formas de aprendizaje desde la narrativa audiovisual. Las herramientas digitales tienen el poder de mejorar el seguimiento de los progresos en materia de alfabetización, de facilitar la evaluación de las competencias y de aumentar la eficiencia de la gestión y la gobernanza de los sistemas de enseñanza de competencias.

Sin embargo, nada es perfecto y menos la tecnología, el poco avance que aún tiene el Internet sigue generando una brecha digital que no se puede destruir tan fácil. Según Irina Bokova, directora general de UNESCO: “Estas nuevas tecnologías brindan nuevas y amplias oportunidades para mejorar nuestra vida y conectarnos a escala mundial, pero también pueden marginar a quienes carecen de las competencias esenciales, como la alfabetización, que se precisan para utilizarlas”.

Artículo relacionado: Reto Bio: El valor de la biodiversidad

Al final debemos entender que el avance de las nuevas plataformas digitales está evolucionado nuestra forma de comunicarnos y de aprender, el mundo ya no es el mismo cada segundo. Cada vez se van encontrando nuevas formas de utilizar la tecnología para fines realmente sociales e incluyentes. Y ojalá que la revolución de la tecnología siga rompiendo esta brecha que todavía sigue separando a las personas en el mundo.