Puntos a tomar en cuenta dentro de la oratoria

0
498

Artículo relacionado: Comunicación interna: 3 formas de comunicación y 10 características principales

El mundo laboral cada día se vuelve más competitivo y exigente, por lo que los profesionales deben estar altamente capacitados para acceder a mejores puestos. Por esta razón, una de las mayores virtudes que todo aspirante debe tener es la oratoria, con la finalidad de expresarse mejor y dar una mayor impresión. Sin embargo, no todos cuentan con la habilidad de ser elocuentes.

La oratoria es el arte de comunicar y persuadir por medio de la palabra, funciona como una herramienta infalible a la hora de exponer propuestas o ideas. Por lo general, se asocia este rubro a la política, pero, ¿acaso únicamente los políticos deberían estar preparados para hablar en público? Si eres un estudiante universitario, administrador, dueño de algún negocio o un vendedor, la oratoria también te servirá para un mejor desenvolvimiento en el ámbito que desees.

 

El objetivo de la oratoria

La principal finalidad es que tu público pueda recibir y entender el mensaje, sin importar la cantidad de personas a las que te dirijas, utilizando el poder de la elocuencia. La palabra elocuencia viene del verbo latín “eloquio”, que tiene como significado explicarse, exponer y hablar claro. Con esta herramienta podremos tener fluidez y efectividad a la hora de comunicarnos.

 

Puntos a tener en cuenta para la oratoria

Hablar con claridad

Hay que tener en cuenta que si las palabras mencionadas no se entienden o no tienen coherencia, el público al que te diriges no captará el mensaje y perderá el interés. Evita hablar con muletillas, ya que no permiten la fluidez y la continuidad del mensaje que quieres brindar.

El lenguaje no verbal

Un gran porcentaje de la comunicación se basa en el lenguaje corporal. Expresiones, gestos o la movilización de las manos son herramientas infalibles para darle fuerza a las palabras. Es mejor no hablar con los brazos abajo, que cada movimiento sea natural y espontáneo.

Modular la voz   

Es importante darle fuerza a algunas palabras. Siempre ten un timbre de voz conforme al tipo de discurso que se está aplicando. Si es una conferencia motivacional, no es recomendable usar una voz suave o sin intensidad; la idea es generar un ambiente de positivismo y por eso el timbre de voz tiene que ser consecuente con ello.

No hay que olvidar que para ser un buen orador es necesario prepararse con anticipación y estructurar el objetivo del mensaje. Así se perderá el temor de salir a conquistar al público. 

Artículo relacionado: 3 recursos esenciales para una comunicación política efectiva