PYMES: 7 malas prácticas en redes sociales que perjudican tu negocio

0
202

Artículo relacionado: PYMES: Hoy David puede derribar a Goliat

Desde hace varios años, las redes sociales son canales de gran importancia para todos los negocios, sin importar que estos pertenezcan a una gran corporación, una pyme o incluso el pequeño negocio de sola persona. A causa de ello, cada vez son menos los emprendimientos que subestiman la necesidad de abrirse perfiles en dichos espacios.

Lamentablemente, un problema que sigue vigente entre los entusiastas, es pensar que el trabajo en redes se limita a crearse una cuenta en las principales plataformas y compartir contenido muy de vez en cuando. Como sabemos que esto lleva a desaprovechar muchas oportunidades que se pueden convertir en ingresos al final del mes, presentaremos las 7 típicas malas acciones en redes sociales (especialmente en Facebook):

1- Llevar varios días o hasta semanas sin actualizar

Actualmente, somos muchísimas las personas que buscamos información de determinada empresa en redes sociales como primera intención de contacto. En esa búsqueda, hay páginas que actualizan de forma estratégica y religiosa sus contenidos de valor; otras, sin embargo, parece que estuvieran de vacaciones todos los meses.

Ante un escenario como ese, lo más probable y natural es que nos inclinemos hacia las páginas con contenido más reciente, pues nos sugieren actividad y servicio constante.

2- No brindar mayor información de contacto

A veces el consumidor es generoso y, a pesar de no ver nada nuevo en la red social del negocio, no pierde el entusiasmo y busca el número telefónico o correo electrónico para hacer consultas. ¿Pero qué pasa? Tampoco encuentra dichos datos porque el dueño los pasó por alto a la hora de abrir el perfil.

Sinceramente, alguien tan descuidado merece perder clientes.

3- No responder a los posibles clientes

Al pasearse por las redes sociales de varias pequeñas empresas, es relativamente común ver casilleros de comentarios con decenas de preguntas sin responder, ya sean reclamos o consultas. “¿Precio?”, “¿me podrían dar más información por favor?”, son algunas de las preguntas habituales que se dejan en el aire.

Una conducta de ese tipo demuestra cero interés por el cliente. ¿Para qué contar con una red social del negocio si no va a ser un canal disponible? Nunca hay que olvidar que no basta con estar presentes en el mundo digital, también es fundamental movernos en él.

4- Respuestas monótonas, con cero personalización

No siempre se da el caso de dejar a los potenciales clientes con las palabras en la boca; también sucede que en determinado momento el día se genera una oleada de respuestas para todas las preguntas desatendidas, tanto en la caja de comentarios como en la bandeja de mensajes.

¿Cuál es el problema con esta acción? Muchos negocios online hacen uso excesivo del “copiar y pegar” para responder con rapidez; esto no es un error cuando se trata de respuestas puntuales como “buenos días, le mandamos información por inbox”, pero sí es un verdadero desacierto cuando hablamos de respuestas previamente armadas, las cuales no se ajustan a las dudas exactas del cliente, quien siempre preferirá a las marcas que le brindan una atención más personalizada.

5- Procrastinar el contenido audiovisual

Los usuarios, en especial los más jóvenes, prefieren consumir información por medio de videos; eso significa que no es apropiado producir únicamente piezas gráficas. Si recurres a vídeos hechos con profesionalismo, creatividad y estrategia, los potenciales clientes serán más receptivos ante la información de los productos o servicios que tienes para ellos.

Procrastinar la decisión de producir contenido audiovisual (spots, animaciones, etc) en favor del negocio, significa desperdiciar oportunidades de venta y estar por detrás de la competencia.

6- No invertir en publicidad digital

La publicidad en redes sociales ya no es una opción, sino una necesidad para todo negocio. Vivimos en tiempos de Facebook Zero, lo que significa que la creatividad muchas veces no es suficiente para que la marca genere impacto, ya que la plataforma de Facebook permite un alcance corto de manera gratuita.

7- Carecer de un community manager

La razón principal por la que se incurren en las malas prácticas anteriormente mencionadas, es porque el negocio no dispone de un profesional en redes. En ese sentido, el community manager es el más indicado para la gestión y el desarrollo de contenidos que necesita la comunidad online.

Sin embargo, la labor de este perfil necesita del apoyo de comunicadores audiovisuales y diseñadores gráficos, con el objetivo de tener productos digitales que impulsen adecuadamente tu negocio.

Artículo relacionado: Comunicación interna: 5 recomendaciones para mejorar el clima y la productividad de las pymes