Recursos humanos vs. gestión del talento, ¿son lo mismo?

0
237

El área de RR.HH. siempre fue asociada con la gestión del talento humano, pero muchas empresas han separado los términos y han creado una nueva área. Se han generado opiniones divididas y mucha desinformación sobre el tema. Sin embargo, ¿sabes cuál es la diferencia entre estos dos conceptos?  

Normalmente, las empresas quieren seguir contando con los servicios de algún empleado, pero este se siente incómodo y desmotivado para continuar. Entonces, se llega a la pregunta ¿cómo hago que mi trabajador se sienta feliz en mi organización? La respuesta no solo yace en los beneficios económicos, sino también en brindarle un buen ambiente de trabajo donde pueda dar lo mejor de sí, desarrollarse como profesional y generar resultados positivos para la empresa. Así es como se crea el Departamento de Gestión del Talento.

Diferencias

RR.HH. está relacionado con los temas de pagos, reclamos, beneficios, vacaciones o consultas de los trabajadores; diariamente busca la gestión de ellos. Se encarga de ver temas operativos, de estar detrás de las personas. No obstante, la gestión de talento se asocia al desarrollo de los colaboradores, ayudando a mejorar su rendimiento.

La gestión del talento busca adaptar al colaborador a la cultura de la empresa, a través de capacitaciones continuas o brindándoles nuevos conocimientos. Por el lado de los RR.HH., esta área se ocupa de recepcionar y contratar nuevo personal para mero beneficio de la empresa. En simples palabras, un área se encarga de reclutar al trabajador y ponerlo en la empresa, mientras que la otra desarrolla sus capacidades y le proporciona un ambiente más cómodo.

Básicamente, esta nueva área cambia el perfil tradicional que posee una empresa en relación a sus empleados. Tiene una estrategia que genera planes para desarrollar la competencia y el desempeño. La idea es que el empleado pueda crecer como persona, ser feliz en su puesto y sentirse cómodo en el mismo; así estará motivado para rendir mejor.

El hecho de crear este departamento puede generar la idea de un gasto extra en la empresa; sin embargo, ¿qué pasaría si una institución no invierte en esto? Corre el riesgo de que sus colaboradores se retiren, lo que llevaría a un nuevo proceso de reclutamiento, selección, integración y capacitación.

Por todo lo dicho, es importante darle su lugar a esta nueva área, ya que facilitará la ardua tarea de alinear los objetivos del empleado con los de la empresa.