Global CSR RepTrak: Lego, la marca europea con mejor reputación

0
70

Hace unos días, el Reputation Institute publicó su Global CSR RepTrak, donde presentó a las cien compañías con mejor reputación a nivel global en responsabilidad corporativa; es decir, marcas con una visión de buena voluntad, buenos valores y buenos negocios.

Top 10

1- Google (71.9)
2- The Walt Disney Company (69.5)
3- Lego (69.4)
4- Natura (69.4)
5- Novo Nordisk(68.7)
6- Microsoft (68.1)
7- Bosch (68.1)
8- Canon(67.6)
9- Michelin(67.6)
10- IKEA (67.2)

Como era de esperarse, Google encabeza esta enorme lista como la marca empleadora más amada en el mundo, una empresa que no solo hace bien su trabajo, sino que además “no hace mal” en el planeta. Hablamos de una marca que no ha sido golpeada reputacionalmente como ha ocurrido con otras.

En el segundo lugar está Walt Disney, compañía que trabaja por transgredir los estereotipos de género en las producciones cinematográficas de las productoras que forman parte de su cartera. Asimismo, merece mención su compromiso con la juventud, financiando los estudios universitarios de 80 000 de sus empleados, por medio del programa Disney Aspire.

Lo sorprendente llega a partir del tercer lugar, donde Lego se posiciona como la compañía europea con mayor reputación este año, incluso por encima de poderosas marcas norteamericanas como Apple o Microsoft, las cuales forman parte de la vida diaria de millones de personas alrededor del mundo.

¿Cómo una compañía que “solo vende ladrillos de juguete” sobrepasó a monstruos más sofisticados en el mercado?

A pesar de que en 2014, por medio de las redes sociales, Lego tuvo una crisis reputacional tras ser asociada con Shell y su explotación de crudo en el Ártico, la compañía danesa ha sabido brindar una imagen transparente y comprometida con su marca corporativa.

Su identidad no hizo más que crecer en el tiempo, en especial por la constante visibilidad que ganó en los últimos años gracias a Marvel Cinematic Universe y Lucasfilm (ambas subsidiarias de Disney), compañías para las que Lego hizo películas y una línea de juguetes, adaptando sus personajes a un público infantil. 

A lo anterior debemos sumarle su compromiso social con la ecología, algo que ha demostrado por medio de su interés en crear juguetes sostenibles, a través de plástico hecho con caña de azúcar. De esa forma Lego ha declarado sus intenciones de ser totalmente sostenible para el año 2030.