¿Son importantes los eventos corporativos?

0
1304

La realización de eventos es importante en todos los ámbitos de la vida humana. Organizarlos permite la reunión de personas con intereses comunes, facilita el intercambio de ideas y brinda, por supuesto, una valiosa fuente de información y beneficios para el organizador.

Esto cobra especial importancia si hablamos del ámbito corporativo, en donde los eventos son una oportunidad para mostrar los valores de la empresa, cautivar potenciales clientes, motivar a los profesionales, fomentar el trabajo en equipo, definir metas e incluso cerrar algunos tratos.

Los eventos corporativos comprenden actividades como conferencias, actividades comunitarias, reuniones internas, etc. Aunque tienen fama de ser demasiado formales y acartonados, en realidad esto depende del propósito que se busque cumplir, ya que ciertas dosis de humor e informalidad son aplicadas con frecuencia para contar con la simpatía de los asistentes.

Además, hay que considerar que la fuerte competencia actual, la cual exige la diferenciación para encontrar el éxito, no permite actividades en donde el público se sienta desmotivado y aburrido. Por eso, si se quieren alcanzar los diversos objetivos empresariales, la organización debe ser lo suficientemente creativa e innovadora.

Es necesario recalcar lo anterior porque, si bien muchas empresas cuentan con profesionales en el tema organizacional, muchas otras no; y eso es preocupante porque la improvisación hace de estas actividades algo muy simple, muy tradicional (sin valor diferencial), infructuoso y lleno de defectos.

Recordemos siempre que los eventos corporativos son más que meras actividades sociales, ya que sirven para alcanzar varios fines. Si entendemos eso, no cuestionaremos su importancia, los planificaremos con varias semanas de anticipación con la colaboración de otros profesionales, y los organizaremos con cierta frecuencia; lo recomendable es hacerlos cada seis meses o, como mínimo, una vez al año. 

Un evento corporativo exitoso, más allá de las formalidades, debe ser creativo, acogedor y lúdico.