5 Recomendaciones para mejorar las estrategias de Responsabilidad Social

0
5229

La responsabilidad social se ha ido implementando con el tiempo en toda la atmósfera organizacional, convirtiéndose en poco tiempo en uno de los pilares que realzan la reputación empresarial. Sin embargo, aún hay muchos stakeholders que no se implementan de la mejor manera y por lo tanto, no se consiguen los resultados esperados perjudicando a la organización y al entorno social.

Por ello, es importante que los planes de trabajo en materia de responsabilidad social se tomen en cuenta la voz de todos los activos participantes (estado, empresa, pobladores, medio ambiente, etc.), para que los objetivos tengan un fin social que aporte al desarrollo tanto de la empresa como de la sociedad en general.

ARTÍCULO RELACIONADO: ISO 26000: “Guía de Responsabilidad Social”

Aquí te presentamos cinco recomendaciones a la hora de implementar una nueva estrategia de responsabilidad social.

  • ORIGINALIDAD: Este problema pasa a menudo, las empresas que no quieren apostar por la originalidad imitan las estrategias de otras organizaciones. Esto se debe a varios factores, primero porque no hay compromiso social veraz; en otros casos es porque no se cuenta con los presupuestos necesarios. Sin embargo, siempre va a ser mejor apostar por la originalidad, ya que el proyecto aplicado con éxito trae consecuencias positivas a la imagen de la empresa.
  • ESTABLECER OBJETIVOS DE CORTO Y LARGO PLAZO: Muchas empresas solo miran el presente y se olvidan de la sostenibilidad del futuro. Por tal motivo, solo plantean pequeños programas de marketing social que no tienen aportes reales más que instantáneos. Lo que se debería hacer son programas de RSE a corto plazo, pero también a largo plazo, programas eficaces que traerán consecuencias positivas a futuro.
  • DESARROLLAR LA REPUTACIÓN SOCIAL: El fin lucrativo provoca, muchas veces, desatenderse de la responsabilidad social. En ese sentido no debemos olvidar el vínculo que existe entre la RSE y la reputación que se genera dentro de la sociedad. Una organización no puede solo preocuparse por maximizar ganancia por encima del malestar del entorno, sino que también debe preocuparse en incentivar la convivencia en armonía
  • FOMENTAR LA RESPONSABILIDAD SOCIAL: No solo se debe practicar la responsabilidad, sino también buscar que las buenas prácticas se repliquen en otras organizaciones, para así, generar un entorno agradable donde cada uno de los actores (stakeholders) puedan sentirse bien trabajando en una empresa con una reputación social positiva.
  • DEJAR DE ELABORAR PROGRAMAS DE RSE SOLO PARA GANAR PREMIOS: Suele ocurrir que las empresas realizan prácticas buscando solo la obtención de distinciones para conseguir fines lucrativos. Los premios generan una buena reputación, pero solo de momento. Por ello, es importante realizar proyectos a largo plazo que otorgue beneficios más duraderos a la empresa.

ARTÍCULO RELACIONADO: ¿Cómo priorizar a los Stakeholders?

Para realizar un correcto plan estratégico de responsabilidad social empresarial, se requiere de una preocupación veraz del entorno en el que se desenvuelve. Poner el fin lucrativo por encima del social, siempre será una arma de doble filo. Hay que tener cuidado porque lo que se pone en juego, directamente, aunque no lo crean, es la reputación.