6 consejos para la comunicación política con los jóvenes

0
2625

La población juvenil es de gran importancia en todos los ámbitos de la vida humana, lo que incluye, por supuesto, el ámbito político. De hecho, los jóvenes son la mayoría de la población en casi todos los países, por lo que representan un enorme peso en votos que no se puede dejar pasar. Sin embargo, con frecuencia, la queja principal de los candidatos gira en torno a lo difícil que es llegar a ellos.

Su malestar tiene todo el sentido; si a la mayoría de jóvenes de hoy ni siquiera les interesa la política ¿qué esperanzas hay de que se interesen en un candidato o partido? Todo depende de la estrategia que apliques con ellos. Y aunque todo trabajo de comunicación es muy complejo para explicarlo en un solo artículo, hay ciertas recomendaciones sencillas que debes tener en cuenta:

1- Empatiza con ellos, pero no intentes mimetizarte

Está bien que busques la forma de que se identifiquen contigo, total, se supone que uno confía más en lo similar ¿cierto? No obstante, si ya no eres joven, eso se verá forzado y no te tomarán en serio. Nadie admira al “chiquiviejo”. Es mejor que no intentes copiar su vestimenta ni su forma de hablar.

Actúa de acuerdo a tu edad para ganarte su respeto. En lugar de tratar de emular una actitud que sabes que ya no va contigo, lo ideal es que haya mucha participación juvenil dentro de tu partido que sirva de vínculo. Asimismo, dedícate a escuchar sus inquietudes y problemas. Si ya no eres joven, no podrán percibirte como un amigo contemporáneo, pero sí como una especie de tío o padre.

2- Olvida discursos prefabricados sobre la juventud

Lo que toda la vida se le suele decir a los niños, adolescente y jóvenes es que “son el futuro del país”. Es cierto, lo son, pero los discursos centrados en esa idea no generan impacto, sino solo aburrimiento y presión sobre el individuo. Los jóvenes no tienen problemas a futuro, sino problemas presentes que requieren solución, como todos los demás.

Para que no se sientan como un sector a engatusar, sino como parte del país en sí, ocúpate de tener voceros jóvenes; que no solo te sirvan de vínculo con otros jóvenes, sino con el público en general. Es un sector que debe formar parte de toda tu comunicación política.

3- Estudia sus problemas

Es necesario dejar a un lado la actitud paternalista. Al momento de estudiar los problemas juveniles más resaltantes de tu región o país, asegúrate que sean los problemas más importantes para ellos, no para ti. Y recuerda que hay que verlos como problemas nacionales, no solo “de los jóvenes”.

4- No olvides la música, juegos y colores

La música, los juegos, el baile y algo de humor son piezas claves en las campañas si se quiere captar la atención del público joven. Recuerda que ellos necesitan sentirse constantemente estimulados y entretenidos para sentir interés por algo. Lo gris, lo monótono, lo muy formal, los aparta.

5- Aprovecha las redes sociales y los referentes juveniles

Para dirigirte a los jóvenes, es de vital importancia que conozcas las estrategias de comunicación que usan sus marcas y artistas preferidos. Estúdialas y aprende de ellas. No es que las vayas a copiar, pero sí puedes obtener información valiosa para tus planes, los cuales no pueden ignorar el potencial de las redes sociales. Ten presente que son los jóvenes quienes más las usan.

Artículo relacionado: Asertividad y neolengua en la comunicación política

6- Ten un enemigo

Siempre es necesario mostrar que luchas contra algo en concreto y los jóvenes tienen que sentirlo. Hay que canalizar de algún modo su fuerte espíritu crítico y combativo, así como sus deseos de protagonismo. Ese sí es un aspecto que puedes imitar de ellos.

Artículo relacionado: Comunicación Política: 5 Estrategias para Redes Sociales

Los jóvenes son de gran importancia, pues representan un enorme porcentaje de votos que no se deben dejar de lado. Al ser gente con un ímpetu especial, problemas específicos y deseos de protagonismo en la vida, conviene involucrarlos activamente en el ejercicio político. No obstante, para conseguirlo a favor nuestro, es necesario -en buena parte- adaptarse a su forma de ver las cosas.