Negocios digitales: 7 errores comunes en quienes emprenden por Internet

0
678

Cada año más personas se animan a emprender, motivados por la idea de ser su propio jefe y alcanzar la independencia financiera. Y es precisamente en los espacios digitales donde más entusiastas inician sus proyectos, ya que son plataformas que, a parte de mostrarse más accesibles, presentan mayores flexibilidades a comparación de las iniciativas tradicionales de negocio.

El problema viene cuando confundimos accesibilidad con facilidad, algo que trae como consecuencia siete errores muy serios, los cuales explicamos a continuación:

1- Trabajar con familiares o amigos no calificados

A pesar de que llevamos años conociendo la existencia de profesionales en plataformas digitales, hay quienes siguen creyendo que se trata de algo que cualquier puede hacer, total, “solo es manejar Facebook”, ¿verdad?

Lo peor llega cuando damos estas oportunidades de trabajo a un hermano, sobrino o amigo que, encima que no está del todo preparado, se encuentra desempleado. ¿Por qué no darle la oportunidad? No es que sea malo per se, sino que, si no se trata del perfil adecuado, su incompetencia —inevitablemente— afectará (o hasta arruinará) las relaciones amicales o familiares que tengas con él.

2- Aventurarse en áreas que no se dominan

¿Qué pasa si te cuesta encontrar clientes, pero justo te busca un interesado en posicionamiento SEO? Probablemente te pagará muy bien, factor que te impulsará a brindarle tus servicios, ya sea que estés preparado para cumplir lo que te pide o no. Si estás listo, perfecto; pero si no, domina tus impulsos y rechaza la oferta (no es bueno que un cliente insatisfecho te tenga como mala referencia) o contrata a un colaborador especializado que te apoye con ese tema.

3- Trabajar solo

Hay gente que se resiste a trabajar en colaboración con otras personas, ya sea porque no se sienten capaces de liderar un equipo, o porque no confían en que los demás reúnan las habilidades requeridas. Y bueno, es perfectamente posible trabajar solo si se quiere ser freelancer, pero si se desea ser emprendedor, no.

Los emprendedores no pueden trabajar solos porque no se dan abasto con el tiempo, energía ni habilidades necesarias. El emprendimiento necesita de un equipo de trabajo. Esta verdad no cambia por más que hablemos de plataformas digitales.

4- Carecer de estrategias definidas

Un emprendimiento digital no solo necesita de la presencia en Internet, sino que requiere de una adecuada gestión basada en estrategias que apunten a objetivos concretos. Si la idea es aumentar las ventas, resulta imprescindible diseñar un plan de marketing digital que se esté alineado con el ciclo de compra del cliente.

Es común que muchas personas, una vez creadas sus páginas en redes sociales, se dediquen a pedirle a su entorno social que los apoye con un like. ¿De qué sirve tal cosa si no forman parte del público objetivo del negocio? Son solo aire.

5- Negarse a invertir en publicidad

A lo largo de los años, muchos negocios independientes han sabido salir a flote gracias a las redes sociales, y sin realizar casi ninguna inversión. Por supuesto, hablamos de un crecimiento lento y que, actualmente, es bastante difícil debido al contexto del Facebook Zero y el poquísimo alcance  que este permite.

Lamentablemente, la mayoría de  la gente se acostumbró a ver a Facebook como una herramienta gratuita. Sin embargo, conviene recordar que la publicidad digital es bastante más rentable que la tradicional. Una vez entendido esto, no hay excusas que valgan.

6- No hacer networking con otros profesionales en el rubro

Todo emprendedor digital requiere herramientas y talentos que aceleren el crecimiento de su negocio. Por tal motivo, no es bueno aislarse en la oficina. Hay que salir, ir a eventos, conferencias y otros espacios que te enriquezcan, te inspiren y abran tus ojos a nuevos enfoques.

De esa manera, tu negocio online tiene muchas más probabilidades de alcanzar los objetivos deseados.  

7- Pensar que la competencia es pequeña

A menudo, cuando encontramos una oportunidad en el mundo digital, creemos que la competencia será mucho menor, subestimando la accesibilidad e inmediatez que significa Internet. Debemos grabarnos esto a fuego: En Internet la competencia es terrible, siempre.

Si crees haber encontrado una oportunidad inexplorada, solo basta investigar un poco más para descubrir que tendrás que medirte con muchas otras empresas, proyectos o páginas webs interesadas en lo mismo que tú, solo que en diferentes sectores. Ante dicha situación, es inevitable apostar por el valor diferencial y trabajar en ello. De lo contrario, el negocio será uno más del montón.  

¿Qué error crees que nos faltó añadir?