Guía paso a paso para una estrategia de comunicación digital

0
843

Constantemente, oímos que Internet ofrece miles de oportunidades y herramientas para que las empresas —de todo tipo y tamaño— puedan darse a conocer y establecer relaciones duraderas y cercanas con sus públicos. Si bien esto es completamente cierto, esta frase a veces puede ser abrumadora y hacernos pensar “¿Por dónde empezar?”

El objetivo de este post es brindar una estrategia base. Una serie de pasos que, dados de manera ordenada, nos ayudarán a minimizar la incertidumbre y empezar a sentirnos cómodos en este nuevo entorno. Vale mencionar que, como casi todo en el mundo de los negocios, no hay reglas universales que apliquen para todos los casos; pero estoy bastante convencido que siguiendo este esquema básico, y prestando atención a lo que sucede a nuestro alrededor, la aventura digital será más sencilla.

Escuchar antes de entrar

Antes de ingresar a este nuevo espacio, es importante que primero sepamos de qué se está hablando, cuáles son los temas de interés y quiénes son aquellas personas que de alguna manera están liderando las conversaciones. Esto es algo que sucede en todo espacio social, ya sea una fiesta de cumpleaños, una reunión de trabajo, etc.

Hay temas que se tocan y otros que no se tocan. Asimismo, debemos detectar cual es el “sentimiento” general en torno a dichos temas y quiénes son los líderes de opinión. Antes de hacer nuestra gran entrada, debemos tener claro a dónde nos estamos metiendo.

Esto puede hacerse tanto antes o después de crear las cuentas oficiales de nuestra empresa en las diferentes redes sociales. De hecho, es recomendable hacerlo antes, de manera que así sabemos en cuáles hay una mayor concentración de nuestro público y, además, dónde se está hablando de temas relevantes para nuestro negocio.

El hacerlo antes o después, dependerá de qué tan aventureros seamos. Recomiendo ir con calma.

Desarrollar contenidos

Una vez que hayamos determinado cuáles son los espacios en los que queremos entrar, dónde está nuestro público y cuáles son los temas de los que se habla, es momento de que empecemos a producir y compartir nuestros propios contenidos.

Este es un paso sumamente importante, ya que el objetivo principal de las redes sociales es compartir información y datos interesantes con nuestros amigos. En ese sentido, nuestra empresa debe ser percibida como una fuente de información, y por ello podemos por crear e-books, videos, manuales, fotos, presentaciones, podcasts, notas de prensa, etc.

IMPORTANTE: Recuerden que todo este contenido no debe hablar sobre lo buena que es nuestra empresa, ni de lo maravillosos que son nuestros productos. Hay que hablar de lo que le interesa a la gente. ¿Cómo podemos ayudarlos? ¿qué les divierte? ¿podemos facilitarles la vida?

Todo esto nos va a ayudar a desarrollar una audiencia con quien conversar, posicionándonos como expertos, e ir ampliando nuestra base de potenciales clientes.

Desarrollar relaciones

Siempre debemos recordar que toda relación social como la amistad, el amor, e incluso los negocios, se basan en una sola cosa: la confianza. De la misma manera como no aceptaríamos el ofrecimiento de un extraño en la calle, no podemos pretender que las personas automáticamente acepten todo lo que les decimos, o  que vayan corriendo a las tiendas a comprar nuestros productos.

Conseguir audiencia y clientes toma tiempo, y es un trabajo para el cual hay que ser pacientes. La mejor manera de hacerlo, es siempre estar atento a los comentarios, preguntas o dudas que las personas puedan estar haciendo en nuestros perfiles de redes sociales, nuestra web, e-mail, etc.

Facebook, Twitter y Linkedin son las tres plataformas más importantes para desarrollar relaciones con la gente. Nuevamente, no se trata de bombeardear al público con nuestros mensajes de marca, sino de estar atentos a aquello en lo que podamos ayudarlos y compartir cosas interesantes para ellos. Es similar a como lo hacemos con nuestros amigos en el mundo offline.

Monitorear las conversaciones

¿Cómo está reaccionando la gente a nuestros mensajes? ¿Les caemos bien? ¿Ha cambiado el tono de las conversaciones sobre nosotros desde que entramos a las redes? Estas son algunas de las preguntas que debemos plantearnos constantemente. Algunas herramientas como Google Alerts, Digg, SocialMention y Twittsearch, nos ayudarán a facilitar mucho este proceso.

Promocionar nuestros contenidos

Hay muchas plataformas diferentes, cada una con su utilidad y sus particularidades. Algunas son para compartir fotos, otras videos, etc. Lo importante es que sepamos para qué sirve cada una y si vale la pena difundir nuestros contenidos por determinado medio. Las principales son: Facebook, Twitter, Youtube, Linkedin, Stumbleupon, Flickr, Delicious, Digg, Google+, entre muchas otras.

Analizar el progreso

Como mencioné anteriormente, hacerse conocido en el mundo digital toma su tiempo. Sin embargo, debemos acostumbrarnos a hacer seguimiento y analizar los resultados que vamos obteniendo. Al principio serán pequeños, pero no deben desalentarse. Algunos elementos a tener en cuenta son:

– ¿Ha mejorado nuestra posición en la página de resultados de Google?
– ¿Han incrementado las visitas a nuestra página web?
– ¿Han incrementado las ventas?
– ¿Hemos recogido nuevos datos personales de usuarios?
– ¿Hubo crecimiento de Followers, Fans, Likes, comentarios?

A medida que se vayan familiarizando con este nuevo entorno y las relaciones con los diferentes jugadores se fortalezcan, conocerán nuevas herramienta, tendencias, modas, etc. Por último, nunca dejen de ver qué es lo que está haciendo su competencia.