Consejos para una buena campaña electoral 2.0

0
1198

Desde la disruptiva campaña 2.0 hecha por Barack Obama en el 2008, los partidos políticos han dejado de lado las campañas offline, el tradicional patrullaje callejero con megáfonos en mano, mítines en calles y plazas taurinas, por el altavoz social de las redes sociales. Twitter y Facebook se han convertido en los centros de mítines electorales por excelencia gracias a la inmediatez, rentabilidad, accesibilidad y mayor alcance.

Artículo relacionado: ¿Qué es el Gobierno Corporativo?

El público elector suele tener una mala percepción sobre los candidatos políticos, un aspecto perjudicial para el candidato ya que le genera una mala imagen y lo aleja de sus objetivos. Por ello, el uso de redes sociales es un buen medio para escuchar y conversar con los ciudadanos de manera directa, saldar dudas, generar lazos de identificación con el personaje político y con el partido. Además, es necesario romper las barreras invisibles que a larga no contribuyen en nada al crecimiento de una comunidad política.

Sumado a esto, uno de los más grandes retos para las campañas tradicionales fue humanizar las propuestas políticas, objetivo que gracias a las nuevas estrategias de la comunicación política, basadas en el uso de las redes sociales como medio principal de difusión se está logrando cumplir. Asimismo, el uso de storytelling, infografías y la diversidad de estrategias aplicadas desde las relaciones públicas, son las innovaciones que solo en la plataforma online se puede aplicar.

Artículo relacionado: I Encuentro Internacional de Comunicadores – EICOM 2017

Ahora bien, te vamos a brindar algunos consejos básicos para aplicar una correcta estrategia de comunicación política 2.0

  1. Plantear una estrategia: Cuando una campaña no cuenta con una estrategia bien definida, es casi imposible llegar a buen puerto. Por ello, es necesario definir previamente los objetivos de la campaña digital, reclutar un equipo capacitado para luego, plantear la estrategia, que consta de establecer los pasos macro y micro a seguir para alcanzar los objetivos establecidos. Asimismo, en la estrategia también se debe estructurar un cronograma detallado con acciones, tiempos y responsabilidades. Sin olvidar incluir las herramientas y recursos a emplear para cumplir dicha estrategia.
  2. Contar con personal especializado: Existe un cierto desprestigio al trabajo del Community Manager por el precepto de que cualquier persona puede utilizar las redes sociales. Por ello, estas tienen que estar gestionadas por especialistas, ya que ante cualquier crisis este podrá contrarrestar dichos riesgos con las estrategias digitales requeridas.
  3. Ser arriesgado: En publicidad si algo no funciona, hay que desecharlo o cambiarlo. Y un error muy común es quedarse enganchado con una imagen, un eslogan o un diseño anticuado. No hay que tener miedo a compartir en sus redes algunos gustos o preferencias totalmente ajenas a la política, al contrario, muchas veces ayudan para humanizar al candidato. No hay que tener miedo a crear algo diferente, ser disruptivo en el contenido, jugar con nuevos colores, cambiar la línea gráfica si es necesario, pero lo importante es no quedarse estancado si algo no tiene acogida.
  4. No olvidarse de lo tradicional: Si bien es cierto que se ha venido recalcando que las campañas tradicionales han sido reemplazadas por el mundo 2.0 debido a su mayor efectividad; esto no significa que los medios masivos queden de lado, lo recomendable es plantear una campaña política de forma integral bajo una buena distribución de medios. Por ejemplo, la radio es un medio irremplazable en cualquier campaña. Por tratarse de un medio argumental y de fácil segmentación, la radio se convierte en un recurso importante para cualquier campaña.