La decadencia de Facebook va más allá de los recientes escándalos

0
2116

Artículo relacionado: 5 errores típicos en la gestión de crisis

Facebook, ese imperio al que todos nos hemos sometido voluntariamente, está en una gran crisis. ¿Podemos afirmar que sea su decadencia? Aunque para muchos pueda ser prematuro hablar de ello, resulta innegable que su reputación ha recibido duros golpes últimamente, y por más medidas que se tomen para gestionar este problema, hay consecuencias irreversibles que seguirán su curso.

Repasemos los acontecimientos recientes que han llevado a la creación de Mark Zuckerberg a esta situación:

_Facebook Zero: Nombre popular con el que se conoce a la caída del alcance orgánico de las publicaciones, tendencia que data desde el 2014. A pesar de las razones que Mark Zuckerberg dio sobre esta decisión, para todos quedó claro que la única intención detrás era obligar a que los negocios invirtieran con mayor cantidad y frecuencia en publicidad.

Eso trajo como resultado que muchas empresas guarden distancia de Facebook, siendo Folha de S. Paulo el caso más sonado.

_ Noticias falsas: Los detractores de Donald Trump, acusaron a Facebook de favorecer al actual presidente a través de noticias inventadas, las cuales jugaron en detrimento de la campaña de Hillary Clinton en el 2016. El objetivo era, como se puede deducir, alterar las percepciones del electorado sobre ambos candidatos.

_ thisisyourdigitallife: Esta fue la mayor bomba porque comprometió a las mayorías. El hecho estuvo relacionado con las campañas electorales estadounidenses, donde la consultora Cambridge Analytica, usó la aplicación thisisyourdigitallife para acceder a la información de los usuarios y toda su red de contactos (sin pedir permiso). El objetivo fue predecir las decisiones de voto de la mayor cantidad de gente posible.

Hasta el momento, se cree que casi 90 millones de usuarios fueron afectados por esta analítica.

_ Historiales médicos: Recientemente, se ha descubierto que Facebook se acercó a numerosas organizaciones médicas para obtener datos anónimos de los usuarios/pacientes. Según se dice, el propósito era encontrar coincidencias que permitieran sugerir servicios médicos con mayor precisión a través de la plataforma.

_ Scans de chats: Facebook ha reconocido que monitoriza absolutamente todos los mensajes e imágenes compartidas en Messenger por “temas de seguridad”, “revelación” que no hizo más que aumentar la desconfianza entre los usuarios. Y por si esto fuera poco, se conoció que Zuckerberg y sus ejecutivos disponen de una herramienta para que sus conversaciones en Messenger desaparezcan sin dejar rastro alguno. ¿Incoherencia?, ¿dónde?

Facebook pasa por la mayor crisis de su historia. ¿Es el principio del fin? Foto: La Tercera.

Estos sucesos han traído como consecuencia una notable perdida de anunciantes y de usuarios por medio de la campaña digital titulada #DeleteFacebook, a la cual se unió Elon Musk, quien borró los perfiles de las compañías Space X y Tesla.

Situación actual

Desde que comenzó el escándalo, las acciones de Facebook cayeron en un 16%. Tan solo a inicios de abril, la pérdida económica rodea los 3.000 millones de dólares. Y cada día salen nuevos detalles que siguen comprometiendo a la creación de Mark, por lo que no cabe duda de que los impactos negativos continuarán.

Más allá de la crisis

1- Pérdida constante de usuarios:

Aun obviando estos episodios que ponen en tela de juicio la legitimidad de Facebook, la red social no estaba pasando su mejor momento en finanzas ni en número de usuarios. Con respecto a esto último, se registró que entre diciembre y febrero, la red perdió la actividad de alrededor de 10 millones de usuarios. Y entre los usuarios activos, el tiempo total de conexión fue de 50 millones de horas menos que en periodos anteriores.

Al parecer, esa idea de que Facebook es usado principalmente por gente joven, ya se está volviendo obsoleta. Tan solo en Estados Unidos, el 34% de niños y adolescentes entre 12 y 17 años (Generación Z), afirmaron que dejaron de usar Facebook porque la consideran una red social para adultos, inclinándose por otras alternativas como Instagram o Youtube.

Sin embargo, lo anterior no significa que el público mayor de edad siga fiel a Facebook, porque los usuarios de entre 19 a 64 años confesaron que la plataforma se les hizo aburrida, motivo por el que han disminuido considerablemente su uso.

2- Consciencia sobre los daños en las relaciones humanas:

Desde que Facebook se convirtió en un boom mundial años atrás, ya había gente que comentaba el lado perjudicial de dicha red en la mente humana. Sin embargo, se les tomaba con poco seriedad hasta que, a lo largo del tiempo, fueron saliendo a la luz diversos estudios que confirmaban que dicho impacto negativo en el estado de ánimo era real.

Ya nadie duda de que las personas más adictas a Facebook (y otras redes sociales) tienden a sentirse más infelices que quienes guardan mayor distancia de ellas. La razón es bastante humana e involucra al ego: quien vive pendiente de estas plataformas, percibe que su vida es más aburrida que la de sus contactos que comparten cenas, reuniones y viajes con frecuencia.

Según la Universidad Estatal de San Diego (Estados Unidos), desde el 2012, la autoestima, tolerancia y felicidad de los adolescentes no hizo más que descender. Entre ellos, el patrón común fue la posesión de smartphones y una considerable permanencia en redes sociales, en especial Facebook.

Y como cereza al pastel, Sean Parker, primer presidente de Facebook, admitió que al momento de diseñar la red social, buscaron tocar las debilidades de la psicología humana y prosiguieron a pesar de conocer las consecuencias.

3- Crecimiento de otras plataformas:

Esta tendencia de lucir menos atractivo para los usuarios, viene del 2013. Desde esa fecha, hasta antes de los recientes escándalos, alrededor de un 20% de usuarios —encuestados por la consultora estadounidense Forrester— admitió que Facebook ya no es su primera opción para compartir fotos y otro contenido con amigos.

Por otro lado, los datos ofrecidos por Global Web Index son contundentes sobre ello: Desde el 2014, los índices de crecimiento de usuarios han sido negativos para Facebook (-2%), mientras que otras redes han salido evidentemente favorecidas, destacando Youtube (9%) e Instagram (17%).

Conclusión

El poder de Facebook y de otras redes sociales, en gran parte, yacía en la desconfianza que las personas desarrollaron hacia los medios tradicionales. En estos canales modernos, nació la automunicación de masas y creció el empoderamiento ciudadano. No obstante, tras los últimos escándalos, la desconfianza ha llegado a un nuevo nivel.

Ni los medios tradicionales ni digitales parecen confiables, ¿ahora por qué herramienta podemos apostar? Dicho lo anterior, es posible concluir que la crisis de privacidad solo acentuará y acelerará un proceso que ya se estaba dando desde hace años. No es algo nuevo.

¿Quién será el próximo Mark Zuckerberg?

El usuario de Facebook se siente un producto, una mera herramienta a ser usada. Si a eso le sumamos que la red social se ha tornado “aburrida” frente a otras opciones, entonces la puerta está abierta para que se vaya gestando un reemplazo. Quien asuma emprender este rol, tendrá un desafío titánico: Desarrollar una red social 100% rentable sin comprometer la privacidad, confianza y sentido moral de sus usuarios. Ahí estará su valor diferencial.

Artículo relacionado: Redes Sociales: ¿Cómo actuar ante una situación de crisis?