El poder del liderazgo

0
436

Mucho se habla de la selección peruana de fútbol en estos días, de cómo poco a poco ha ido logrando hacer historia consiguiendo resultados que puedan volverlo a poner dentro de un mundial luego de más de 30 años. Es verdad que el éxito se debe a los jugadores, quienes partido a partido han sabido afrontar las dificultades que implica salir a una cancha a defender la ilusión de más de 30 millones de peruanos, pero -también- no debemos dejar de lado la influencia que ha impuesto, no hay mejor palabra, un flaco melenudo que ha introducido su forma de jugar pero sobre todo su liderazgo dentro de un equipo que históricamente creía tener dueños. Nos referimos a Ricardo Gareca “el tigre”, el jugador que con su gol nos dejó fuera del Mundial décadas atrás, pero que ahora -de nuestro bando- está pagando esa deuda histórica.

Gareca no llegó en el mejor momento del Perú, pero llegó con nuevos aires. A pesar de que mucha gente no creyó en él en el primer momento, poco a poco los resultados y el trabajo con el equipo se fue notando en cada partido. Y es que no solo un jugador juega bien, ahora todo el equipo juega bien. Cada uno ha comenzado a entender que un país no puede depender de cuatro jugadores. Que por más que un jugador tenga una trayectoria histórica en el extranjero pero no aporta a la selección, no debe ser convocado. Y en estos puntos, Gareca ha tenido éxito.

Queremos felicitar al tigre por el trabajo que viene realizando, porque a pesar de lo que venga, ha demostrado ser un líder dentro y fuera de las canchas. Ha construido un equipo en que la gente pueda confiar no solo ahora sino -también- con miras al futuro. Como hinchas nos queda alentar cada vez que el equipo juegue, cada vez que salga a la cancha a demostrar, una vez más, que sí se puede. ¡Vamos Perú!