II EICOM 2017: La sostenibilidad de Natura, empresa carbono neutral (Vanessa Macher)

0
2014

Artículo relacionado: ¿Qué es la sostenibilidad empresarial y por qué es importante?

Vanessa Macher, Gerente de Asuntos Corporativos y Sustentabilidad en Natura, fue quien abrió las exposiciones de este II Encuentro de Comunicadores. Su ponencia comenzó con la historia de Cristóbal Colón, fundador de La Fageda, empresa de lácteos cuyo personal está conformado en su mayoría (70% de la planilla) por personas con algún tipo de discapacidad.

El propósito que planteó Colón con La Fageda fue “vender más yogures para contratar a más personas con discapacidad”, citó Vanessa. La expositora recalcó que esta historia es el mejor ejemplo de una organización que persigue la sostenibilidad, además de servir como inspiración para los comunicadores.

El valor del comunicador

Las palabras de Colón son muy poderosas; esto habla acerca del valor de la comunicación. La comunicación debe basarse en conductas reales. Uno no puede ser un buen comunicador si habla de hechos que no siente. La comunicación sostenible conecta con las necesidades de las personas, sabe leer los perfiles de la gente y respeta la naturaleza diferente de los demás, afirmó la expositora con gran convicción.

Acto seguido, se habló de la trascendencia de los comunicadores. Macher aclaró que la comunicación no es simplemente hablar o transmitir ideas, sino que es una profesión y una ciencia que merece ser afrontada como tal. El trabajo del comunicador no es superficial, porque se basa en estrategias y se fundamenta en extensas jornadas de investigación previa.

Natura, una empresa preocupada por la sostenibilidad

La ponente habló de Natura, la empresa cosmética donde trabaja. Mencionó que, al igual que La Fageda, es una organización que busca generar impactos positivos en la sociedad, aunque de una manera distinta. Así empezó hablando de la sostenibilidad empresarial, explicando que una empresa sostenible debe ser “ambientalmente responsable, socialmente justa y económicamente viable en la misma proporción”.

En ese sentido, sentenció que una empresa responsable no puede sacar un producto que cause fuertes impactos ambientales o que haya sido fabricado por trabajadores explotados. Ese respeto por la vida es lo que inspiró a Natura desde su fundación en 1969.

“Somos una empresa que actualmente está en 69 países del mundo y llegamos a más de 100 millones de consumidores”, resaltó Vanessa Macher con orgullo, enfatizando la importancia de ser constante, ya que la compañía brasileña empezó con apenas 500 dólares de capital y un vehículo volkswagen.

A continuación, la expositora pasó a fundamentar por qué considera a Natura una marca sostenible. Primero, sustentó su viabilidad económica, mencionando que la organización factura más de 8 mil millones de soles al año; después, respaldó sus aspectos sociales y ambientales, justos y responsables respectivamente.

Certificación B, una mejor empresa para el mundo

Natura es la primera empresa de capital abierto en contar con la Certificación B, que es el reconocimiento a las organizaciones que solucionan problemas sociales y ambientales. “Una empresa B no es la mejor empresa del mundo, sino una mejor empresa para el mundo”, precisó Vanessa.

Para ponernos en contexto, la exposición continuó con una pequeña historia sobre la Certificación B, contándonos que nació hace aproximadamente veinte años en Estados Unidos, tras la decepción que experimentaron un par de socios al vender su empresa, la cual seguía criterios de sostenibilidad.

Sucede que el nuevo dueño echó por tierra todas esas consideraciones responsables, suceso que impulsó a los antiguos socios a formar una ONG llamada “B Lab” y así crear la certificación. Con dicho reconocimiento alcanzaron dos objetivos: alentar a las organizaciones a querer conseguirlo y prever que los estatutos responsables cambien.

Carbono neutro

Como organización sostenible, la expositora explicó que Natura es una empresa de carbono neutro. “Todos nuestros productos son carbono neutro. Una empresa es carbono neutro cuando logra neutralizar todas las emisiones que genera, dijo, haciendo hincapié en que el carbono es uno de los gases que mayor impacto tienen en el cambio climático.

Para alcanzar la neutralidad en carbono es necesario hacer un inventario de todas las emisiones que produce una empresa. Con esos datos a la mano, lo que sigue es plantear estrategias de reducción, las cuales, a parte de ser ambientalmente responsables, necesitan ser económicamente viables.  

Entre los planes de neutralización que ejecutó Natura están el uso de alcohol orgánico y empaques reciclados. “A partir del próximo año, el 100% de nuestros paquetes serán reciclados sin perder de vista el factor estético, esto generará un impacto positivo mucho mayor en la rentabilidad del negocio”, expresó Vanessa con emoción.

Asimismo, destacó que la compañía usa plástico verde, es decir, un plástico que no es generado a través del petróleo, sino de caña de azúcar. “Todas estas medidas lograron que en el 2013 redujeramos el 33% de nuestras emisiones de carbono”, afirmó la ponente sin ocultar su satisfacción.

Artículo relacionado: SOSTENIBILIDAD: ¿Qué beneficios obtienen las empresas?

Créditos de carbono

Sin embargo, ¿qué sucede con lo que no se puede reducir? En este punto, Vanessa Macher reconoció que no existe tecnología que reduzca las emisiones a cero. Ninguna empresa puede lograrlo por el momento. No obstante, eso no es excusa porque sí es posible realizar acciones que compensen ese inconveniente.

Tales acciones comprenden la financiación de proyectos de reforestación, conservación, parques eólicos, cocinas mejoradas, etc. En el caso de Natura Perú, Vanessa contó que en el 2016 se compraron 62 mil créditos de carbono.

El crédito de carbono es un mecanismo de inversión. Las empresas que conservan la selva emiten estos créditos para que las organizaciones responsables los compren. Con el dinero se contratan guardabosques, se forman alianzas estratégicas con concesionarias que protegen los bosques, se fomentan proyectos de reforestación, etc”, explicó la ponente.

Como conclusión, Natura es sostenible porque reduce el 30% de sus emisiones de carbono y, como complemento, compensa el otro 70% con proyectos financiados a través de créditos de carbono. Así logra neutralizar el 100% de las emisiones y alcanza la sostenibilidad en el ámbito del medio ambiente.