La historia de Tinder: Cuando el amor cotiza en bolsa

0
654

 

¿Quién no ha usado Tinder? (¡Niéguenlo!) Todos conocemos esa app donde el sexo opuesto se nos muestra como un catálogo, cuyo propósito es que elijamos los “ítems” que más nos gusten con un solo movimiento de dedos a la derecha, esperando que la otra parte nos corresponda y así iniciar a una conversación. Lo que pase (o no pase) después ya es tema aparte.

El punto es que esta app es una sensación posible gracias a Sean Rad y Justin Mateen, dos amigos de la infancia cuya historia de millones de dólares te presentamos a continuación: