LinkedIn: ¿Por qué tener una cuenta es tan importante?

0
452

La red social LinkedIn se fundó en el 2002, pero recién hace unos años comenzó a convertirse en una de las plataformas digitales más importantes y demandantes que existen en la actualidad. Con más de 500 millones de miembros, LinkedIn ha sabido hacerse un nombre en el mercado de las redes sociales.

¿Por qué es tan importante tener una cuenta en LinkedIn? Aquí te vamos a mencionar cuales son los principales beneficios de crearte una cuenta y navegar constantemente en esta red social. LinkedIn a diferencia de Facebook, es una red social mucho más especializada. La característica principal de LinkedIn es posicionarte dentro del mundo laboral. Por tal motivo, aquella red te acercará con tus potenciales intereses de trabajo y las empresas que están esperando por ti.

Para poder ser parte de LinkedIn es muy sencillo, solo requiere llenar tus datos básicos y listo. Pero eso no es lo más importante, lo interesante de LinkedIn es la creación de tu perfil. Allí debes tener cuidado, pues tu perfil termina siendo como tu CV digital. Es recomendable que solo contenga la información más importante con referencia a tu experiencia laboral y académica. Sobre todo las que resalten más. Ten en cuenta que en el medio online, la visibilidad de la información en muy rápida, por lo que no debes cansarte en poner información irrelevante.

Otro punto importante a tener en cuenta son las validaciones, nos referimos a aquellas habilidades y competencias que hemos aprendido en el tiempo y que terminan siendo aspectos importantes para las empresas. Añade una foto y no dejes de incluir datos formales como tu correo y tu número. Así podrán contactarte más rápido.

LinkedIn es la red social profesional por excelencia. Con su llegada ha generado ese enlace entre la gente y las empresas. Y ha contribuido a que las personas comiencen a entender que más allá de Facebook, también hay redes sociales especializadas que te ayudarán en tu vida profesional y académica. Si aún no tienes una cuenta, ¿qué estás esperando?