¿Qué es el marketing sostenible? ¿y qué no lo es?

0
1333

Artículo sostenible: ¿Qué es la sostenibilidad empresarial y por qué es importante?

La sostenibilidad cobra cada vez mayor importancia en el mundo gubernamental, corporativo e individual. No obstante, la mayoría de personas suele relacionarla directamente con el ecologismo, lo cual es un error. Debemos recordar que un estilo de vida “verde” es solo la tercera parte de lo que la sostenibilidad comprende.

Son tres aspectos los que están dentro de la sostenibilidad: lo ambiental, social y económico. El propósito de las políticas sostenibles es que las actividades humanas encuentren un equilibrio entre esos tres factores. Si una empresa solo se preocupa por una de esas variables, por más admirable que sea su labor, no es sostenible, así de simple.

No son pocas las grandes empresas que muestran considerable preocupación por el medio ambiente y que, por dicha causa, recurren a la reutilización de materiales, el reciclaje, el uso de energías limpias o ingredientes orgánicos. Sin embargo, el “simple” hecho de desatender la esfera social y económica, es más que suficiente para considerarlas compañías no sustentables, a pesar de que ellas le digan al mundo que sí lo son.

¿Qué es el marketing sostenible?

Foto: Momik

Dentro del terreno del marketing, la sostenibilidad busca construir, desarrollar, comercializar y distribuir bienes y servicios que son responsables con la sociedad y el entorno en general. Para que el marketing tenga derecho a considerarse sustentable, debe conocer a profundidad el desarrollo de un producto o servicio, desde los materiales o ingredientes que lo componen, hasta lo que pasa con ellos una vez que el consumidor los tira a la basura.

Por si esto fuera poco, como la sustentabilidad abarca tres aspectos, hay que saber qué impacto social tiene lo que está marketeando. Se trata de una labor compleja que mucha gente (y muchas grandes empresas) no comprenden del todo. Si una estrategia de marketing tuvo éxito con la versión eco-friendly (menos dañina) de un producto famoso de toda la vida, pues hay que felicitarla, pero eso no es suficiente para llamarla sostenible.

Si el marketing tradicional consiste en identificar necesidades y materializar soluciones en determinado producto o servicio, el marketing sostenible va más allá: no solo considera las necesidades de los consumidores, sino también las de la organización y la sociedad al mismo tiempo, con una visión de largo plazo y con compromiso.

No es marketing sostenible:

_ Si marketea productos con ingredientes tóxicos, NO es marketing sostenible.
_ Si marketea productos que promueven ideas nocivas para la sociedad, NO es marketing sostenible.
_ Si marketea productos o servicios producidos por empleados explotados, NO es marketing sostenible.