Storytelling: El valor de las historias

0
1053

¿Quieres crear vínculos emocionales entre el público objetivo y la marca? ¿Alguna vez has escuchado hablar del storytelling? Pues hoy conocerás un poco más sobre esta peculiar manera de hacer publicidad, mediante historias y relatos que dan vida a las marcas.

¿Sabías que nuestra mente inconsciente controla el 95% de nuestro comportamiento y el otro 5% lo controla la lógica, conformada por memorias, hábitos y emociones? Pues mientras que en el análisis aplicamos leyes de razonamiento sobre cómo actuar; la narración, por el contrario, es lo que usamos para responder el por qué debemos actuar.

ARTÍCULO RELACIONADO: Reinventar es volver a vivir: El ciclo de vida de una marca

Entonces podemos decir que el storytelling consiste en trasladar los valores de la marca en una historia, de forma que sea natural e implícita, al igual como se han transmitido los valores éticos de generación en generación en los cuentos, mitos y fábulas. Este recurso cada vez más utilizado por las marcas para llegar a sus públicos, ha sido utilizado -históricamente- en las relaciones públicas; pero últimamente, ha entrado de gran manera en el terreno de la publicidad.

La finalidad del storytelling no es vender un producto, sino construir una marca o cambiar la percepción de ella, haciendo una campaña de reposicionamiento o reforzamiento. Ahora bien, es necesario que toda historia tenga un reto o problema, donde el protagonista debe solucionarlo o no. También debe haber un argumento de por medio, el cual permita unir todos los elementos de la historia. Y para que sea realmente efectivo, debe seguir la estructura clásica: planteamiento, clímax y desenlace.

“La gente no compra productos, sino las historias que estos productos representan. Así como tampoco compran marcas, sino los mitos y arquetipos que estas marcas simbolizan”, dice Ashraf Ramzy, teórico del branding y storytelling. Hay que entender que las personas experimentamos los valores de una marca a través de las emociones, pues si no podemos sentir, no tenemos valores que nos orienten en el mundo. Ejemplos claros se pueden ver en marcas deportivas como: Nike, Adidas, Reebok, entre otras; las cuales se enfocan en mostrar el estilo de vida de un deportista, resaltando los insights de estos, generando conexión con la marca y la fidelización por parte del consumidor.

ARTÍCULO RELACIONADO: 5 Recomendaciones para mejorar las estrategias de Responsabilidad Social 

Por ende, el propósito del storytelling es sumergir al público en un universo creíble, que hoy en día ya no implica únicamente seducir o convencer, sino producir un efecto de creencia, ya que si introducimos al consumidor en la historia, este se convierte en el héroe, capaz de hacer o ser lo que desea, así se van generando modelos de conducta que termina con la compra del producto.